Cantabria Activa Telf: 630 055 906

Rafting río Saja. Valle de Cabuerniga

Realizamos un descenso de 16 km de nivel 4-3, es un rio de con rápidos constantes sin descanso. El embarque del rio se realiza en el puente de entrada a la carretera de Bárcena Mayor y el desembarque se realiza en Valle de Cabuérniga.

Es un tramo de rio con mucho desnivel pues se comienza cerca del nacimiento del mismo. La navegación del rio depende de que haya un aporte de agua constante de lluvias y nieve para mantener caudal suficiente para su descenso. Un rio con una dificultad alta, con rápidos constantes, es decir es un rio mantenido y muy divertida.

El descenso se caracteriza por su gran desnivel por lo que la navegación es muy rápida, así por sus constantes olas y rebufos que nos encontramos por el camino. El descenso no permite grandes fallos y al termino del mismo saldremos con un gran golpe de adrenalina, así como cansados por su constante remar.

Es el mejor rio de aguas bravas en el norte cuando su caudal permite navegar. Los pasos más destacables son: El muro, la grieta, los dos grandes trenes de olas.

Para la actividad no es necesario una gran cantidad de equipo en este deporte. Lo más esencial de la equipación y más aparatoso es la propia balsa, pero esta es proporcionada por la empresa que organiza la actividad. Como el resto del equipo, de hecho, aunque quizá haya aficionados que deseen proveerse del suyo propio.

  • Chaleco salvavidas: El equipo mas esencial y obligatorio, que puede llegar a salvarnos la vida en caso de caer de la embarcación; nadar en aguas bravas puede ser una experiencia muy complicada. Debe ajustarse al cuerpo y, aunque los cierres deben ser fáciles de abrir en caso necesario, debe quedar firmemente sujeto en todo momento.
  • Casco: Igualmente obligatorio. Nos protege de golpes accidentales contra paredes, rocas, o cualquier obstáculo que podamos encontrar.
  • Calzado: El rafting debe practicarse siempre con calzado. Se pueden usar zapatillas, botas o escarpines proporcionados por la empresa, pero siempre debemos proteger los pies.
  • Trajes: Se deberá llevar algún tipo de traje de neopreno que aislé del frio. Incluso en verano pues el aguas de los ríos de montaña pueden ser bastante frías. Incluso en días de mucho frio y viento se deberá llevar un chubasquero estanco que nos aislé.
  • Remos o palas: Indispensables para impulsar la balsa. Los hay de diferentes tipos según su función o posición en la balsa. Por ejemplo, un guía situado en la parte trasera de la balsa llevara una pala más larga para dirigir la misma. Es una buena idea llevar remos de repuesto pues no es infrecuente perder alguno durante el descenso.
  • Otros equipos a llevar por parte del monitor: Cuerdas, botiquín, mosquetones, cintas etc.

En el descenso de ríos existe una clasificación internacional ampliamente aceptada para clasificar los ríos según su grado de dificultad al navegarlos:

  • Aguas planas. Se refiere a cuerpos de agua cuya superficie es prácticamente plana, sus remolinos, huecos y olas son despreciables.
  • Clase I: muy fácil. Aguas casi planas, muy poco turbulentas con olas pequeñas. Totalmente navegable.
  • Clase II. Fácil. Aguas un poco turbulentas con huecos y hoyos de no más de 25 cm, remolinos pequeños sin peligro alguno para un nadador.
  • Clase III. Intermedio. Aguas turbulentas con huecos y olas medianas de no más de 1 m, remolinos de cuidado para un nadador y de alguna consideración para una embarcación. La navegación requiere buena técnica y conocimiento del río. Existen algunos pasos técnicos de atención.
  • Clase IV. Difícil. Aguas blancas muy turbulentas pero predecibles. Huecos y olas de hasta dos metros, remolinos considerables para una embarcación. Pueden existir cascadas de consideración. La navegación requiere muy buena técnica y conocimiento del río. Existen pasos estrechos que requieren maniobras técnicas complicadas.
  • Clase V. Experto. Aguas blancas peligrosas y turbulentas nada predecibles con olas, huecos y agujeros de más de dos metros. Remolinos, rebufos, saltos y cascadas con mucho peligro. Requiere un grado de técnica experto y muy buen conocimiento del río. Necesidad de maniobras extremadamente técnicas.
  • Clase VI. Extremadamente difícil. Se considera muy difícil de navegar, solo kayakistas expertos. Peligro de accidentes extremos.

Todo río rápido no tiene una misma clase en toda su extensión, sino que posee una sucesión de tramos de distintas clases. Un río o un tramo del mismo se consideran de la misma clase que su rápido más difícil. La mayor parte de la actividad en descenso de ríos se realiza en las clases III y IV, quedando las clases II e inferiores en la categoría de navegación general en la que otras embarcaciones, técnicas y equipos son utilizados. Los ríos de clase V son abordados únicamente por expertos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información